Día 21

A ver, ¿por dónde empezamos? Me empezó una depre muy brava desde Starkville. De esas de no dormir,  de no comer, de no nada. Tenía la tripledepresión: con elementos dark, drammaqueen y emo. La embarrada es que como me prometí escribir todos los días en el blog, me queda muy jodido contar lo incontable y por eso escribí esas entradas tan malas. Si algún día escribo al respecto, da para una novela corta que sólo será leída por la única persona que no quiero que la lea: mi mamá. Pobre, sufriría mucho leyendo eso.
Me ayudó a superar la vaina que conseguimos pasajes para que Carlos venga en navidad, haber leído un libro no publicado de Javier, sincerarme conmigo mismo, aceptar mis defectos (después escribo sobre eso), dejar de pelear con el planeta y llamar a todos esos hijueputas que se dicen amigos. Me dejaron acá botado con la señora y Geraldine, perros. El caso es que la soledad me está cambiando muy pero muy rápido, espero que para bien. Me siento más fuerte. Ahora me río de la situación, pero la sensación de soledad que alcancé a experimentar fue muy hijueputa. Vamos a ver: si en invierno empiezo a hacer símiles entre los copos de nieve y las lágrimas del alma, es porque estoy en la inmunda.

 

Hice yoga en la mañana, salí en mi bicicleta todo renovado, camellé harto en el prolema y practiqué saxofón. Adoro esa rutina. Volví a sentir una cosa que no sentía hace rato. Me metí tanto en el problema que dejé de existir  No hay nada mejor que esa sensación de dejar de existir. Es una chimba. También la consigo con el saxofón, en menor medida con el yoga y, cuando era sardino, con la gimnasia. Ah, y con los orgasmos prostáticos. Recomendados. Si tiene próstata claro está. Y mejor no lo intente si tiene cáncer ahí. No sé que pueda pasar.  Un día de estos escribo al respecto. Pero iba en esa sensación de dejar de existir. Es que yo no sé ustedes como hacen para aguantarse a ustedes mismos. Yo no me soporto. Dejar de existir, convertirse en el problema, ser uno sólo. Sueno como Billy Elliot. Por eso es que me gustaban tanto las matemáticas. ¡Ya lo recuerdo! No me importa si voy a poder resolver el problema o no, no me siento presionado, ni compitiendo, ni nada de esas cosas que hacen tan difícil trabajar. Así me rinde mucho más. Y lo mejor de todo: lo disfruto. Siento que estoy cada vez más cerca de la solución. Expuse lo que tengo. No me pudieron refutar. Tampoco convencí. Eso ya es un avance, creo. Ahora tengo que convencerme mí mismo, para poder convencer a los demás, de que voy por buen camino. Me esperan tres días de tediosos cálculos. Un día de estos escribo sobre qué es mi tesis. Tengo muchas cosas por escribir, pero también tengo días de sobra.

Ya matamos una rata. No sabemos si hay más.

6 comentarios sobre “Día 21

  1. "El caso es que la soledad me está cambiando muy pero muy rápido, espero que para bien", creo que estamos viviendo situaciones localmente equivalentes. Animo. Um abraçoAtt: O singular.

    Me gusta

  2. Creo que desde que te leo es la primera vez que me siento aludido en uno de tus escritos, pues ayer recibí una llamada tuya. Así que sin temor a dudas soy uno de esos hijueputas que se llama amigo tuyo… Aunque deseo aclarar que tu NUNCA respondes los mensajes… Te quiero Att: Un, no tan anomimo, hijuputa amigo tuyo

    Me gusta

  3. Yo, muchas veces convivo con mi yo en una soledad, pero no se como describirla. Esa soledad me ayuda a hablar con migo, a caminar, a hablar con las vitrinas a proponerme hacer cosas para mi salud y demás.No me has contado sobre la sugerencias de que la señora pueda tener una gatico para acabar con los gatos. Así no se los coma la presencia de un gato hace huir a las ratas.

    Me gusta

  4. De razón. Ya sabía yo que algo te estaba pasando. Por eso te llamé desde la casa de Cayis por el teléfono directo a USA. Me contestaste con monosílabos. Te pregunté como estabas y me dijiste ¡"bien"! ¿Estás seguro? ¡"Si"! Te noto raro, hijo, ¿Qué te pasa? ¡"Nada"! y bueeeeenoooo, no era el momento para seguir hablando. Después comentaste de lo tedioso del viaje a Mississipi, de la dificultad para salir a comprar algo, de lo horrorosa que era la comida, etc., entonces entendí que estabas en una fase de "transición" y que reconocías que iba a ser algo temporal. Me gustó que extrañaras tu habitación en Clermont. Eso ya era un avance. Finalmente llegaste allá y has escrito esta entrada. Ratifiqué de nuevo que tenía razón.Pero bueno, hijo de mi corazón, me alegro inmensamente que hayas empezado con la rutina que te gusta tanto. Sé que el Saxofón te hace catarsis, el Yoga también y en cuanto a los orgasmos prostáticos… toca esperar hasta diciembre, ja, ja, ja.Ahora bien, en cuanto a la novela corta que tu crees que solo yo leería, estás equivocado en dos cosas. La primera: Estoy segura que tienes muchos lectores. El hecho de que solo unos cuantos escriban, no quiere decir que no lean el Blog. Supongo que muchos estarán haciendo barra: ¡Que la escriba, que la escriba, que la escriba! La segunda: Que yo sufriría mucho leyéndola. Escribir, como tu lo haces, eso sí que es catarsis. Es una sublimación. Es poner afuera de uno lo que tiene o siente adentro. En ese orden de ideas es más fácil comprenderlo, porque se ve afuera de uno. En consecuencia, hijo de mi alma, me alegraría que pudieras expresarlo, porque esa también sería una ventaja y una ganancia.De todas formas, hagas lo que hagas, pienses lo que pienses y decidas lo que decidas, siempre, absolutamente siempre estaré orgullosa de ti. Me siento la madre más afortunada del mundo con todos mis hijos y, obviamente, tu no eres la excepción. Continúa como vas, que has llegado tan lejos que cada día me sorprendo más de cuánto puedes seguir avanzando.Te amo infinitamente, hijo de mis entrañas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s