Día 27

La señora se llama Ruth. Tiene un parkinson y una artritis reumatoidea dura. Para rematar se quedó ciega de un ojo. Y uno se queja de unas maricadas que válgame dios. Fue profesora de colegio, se retiró y lo único que tiene es esta casa que compró con el trabajo de toda su vida. Es lo menos que uno se merece por aguantarse un montón de culicagados toda la vida: una puta casa. Trata de conservar su dignidad al máximo. Aunque no se puede mover, quiere poder seguir haciendo ciertas cosas por su cuenta, como ponerse sus gafas, firmar los cheques, comer con cubiertos, dar la mano para saludar. Me da mal genio que la peruana la trate como a una china chiquita. Ella es una señora, ¡por favor! Es la señora de la casa, la matrona, la doña. Yo la trato con el debido respeto. Le caigo muy bien, anoche charlamos de Obama y del Bosón de Higgs. Es algo así como lo que pasaba con Sebastián y Roberto (mi abuelo). Roberto quería mucho a Sebastián, más de lo que quería a mucha gente que estaba en la obligación de querer más de lo que quería a Sebastián. Una vez le pregunté a Sebastián que por qué prefería estar con él que conmigo que era su legítimo nieto. Sebastián me dijo que simplemente le daba un trato serio, de tú a tú, no como al viejo enfermo al que toca hablarle. Tenían muchas cosas en común: les gustaba discutir de política, se reían de las mismos chistes, el geniecito era parecido, compartían palabras que nadie más conocía.
Pero sigamos con Ruth. Aquí el sistema de salud es peor que en Colombia. Enfermarse en este país es una desgracia. Sobre todo de tantas cosas tan graves a la vez. Mantener la dignidad de Ruth vale un güevo de plata al año. Yo colaboro con lo del arriendo que es  mucho para mí, pero casi nada para lo que se necesita. Está próxima a perder su casa. Algo parecido le pasó a mi mamá. Casi pierde la casa en la crisis económica de los noventa. Es la historia de muchos: con una vida de trabajo consiguen una casa que después el sistema se las quita sin asco. Se enfermó de muchas cosas feas. No se sabe qué fue primero, si las enfermedades o la posible pérdida de la casa. Las dos cosas iban de la mano. Fue una época muy oscura. Entiendo a Ruth.
Uno de sus estudiantes de hace muchos años se enteró de la situación y ha emprendido una campaña para salvar la casa de Ruth. Esa campaña me conviene porque sino yo también me quedo sin dónde vivir. Están tratando de buscar otros estudiantes. Esperan encontrar uno que otro con plata. Después de todo, los culicagados no salieron tan desagradecidos. Estoy pagando un apartaestudio en Colombia con mi sueldo de maestro. Espero no enfermarme. Si me enfermo, espero haberlo pagado todo para poder dejarle una vivienda digna a mis gatos hasta que se mueran. Si me enfermo y no lo he pagado todo, espero que alguno de mis estudiantes haya escogido el sabio camino de la actuaría, o la estadística, o la econometría, o algo que sí de plata y me ayude a salvar mi apartamento. (Link a la campaña)

3 comentarios sobre “Día 27

  1. Sé que lo que voy a escribir tiene y no tienen nada que ver con lo que dices, no es porque no te lea con atención o porque no me interese el caso de Ruth. Espero de corazón que no pierda su casa y de paso que no pierda lo que realmente tiene.No te he podido sacar de mi cabeza en todo el día, y extrañamente he visto como pasan rápidamente los días con tus embocaduras.Contigo sin saberlo, sin entender todavía con que extraña correspondencia – puede que sean los hilos vitales del universo- logras extremecer lugares muy, muy adentro de mi.Puede ser y quizá sea la posibilidad que tuve de conocerte siempre al lado de alguien y nunca llegar a acercarme lo suficiente, no por falta de interés, sino por poca necesidad, o por una timidez irremediable que poco se me nota.No sé cómo o de que manera hacer que recibas este abrazo, pero te lo doy con todo lo que tengo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s