Día 34

Siempre me pregunté cómo era la actividad (el trabajo) del matemático (no la del profesor de matemáticas). Alcancé a pensar, por mucho tiempo, que consistía en producir ideas brillantes y ya. Realmente no podría decir cómo es la actividad del matemático. Ni siquiera podría decir cómo es la actividad del analista matemático. Puedo decir, más o menos, cómo es mi actividad como matemático dedicado al análisis. Nadie me ha hecho esa pregunta. La pregunta que siempre me hace la gente es sobre el tema de mi tesis. Esa no me parece tan interesante como la que quiero abordar hoy. Ya conozco una respuesta, y, como la idea es poder trasmitirla,  me veo en la obligación de hacer un símil.
Lo único que se me viene a la mente es una versión imaginaria del Meccano: uno de esos juegos para niños en vía de extinción. No tiene nada que ver con esa mierda en forma de fichas costosas a la que llaman Lego. Comparar el Lego con el Meccano es como comparar la Coca-Cola con el jugo de lulo. El Meccano todavía existe, pero se ha puteado tristemente para tratar de llamar la atención de los niños de hoy. El caso. El Meccano tenía en un conjunto de láminas perforadas, tornillos, tuercas, poleas, cuerdas y hasta motores. En la caja se encontraban las instrucciones de modelos de carros, grúas, helicópteros y demás maravillas del mundo moderno. Los tornillos y las tuercas se usaban para juntar las láminas y generar nuevas formas. Al final, la juntura de todas las formas determinaba la función. Nunca se podía perder de vista la estructura final en funcionamiento. Se requería de mucha paciencia porque conseguir una buena estructura tomaba días o semanas enteras. Si se cometían errores, era necesario desarmar buena parte de lo construido y casi que volver a empezar de nuevo. Cuando el modelo estaba listo, y las pruebas terminadas, el niño podía disfrutar de su nuevo juguete hecho con sus propias manos. Tuve la fortuna de tener una versión soviética y gigantesca del Meccano. Mi cuarto estaba entapetado con tuercas, láminas y tornillos. Tuve la fortuna, aún mayor, de que a mi Meccano se le habían perdido los planos en el viaje. Entonces los helicópteros, si bien no me quedaban tan bonitos y no siempre tan funcionales, eran míos. Alcancé a jugar con  esa vaina hasta los quince años. Cuando no me hacía la paja, jugaba con el Meccano. Hasta que paja mato a Meccano. Ya lo había dicho Foucault, el placer sexual va en contra del progreso.
Pero no estamos hablando de pajas, estamos hablando de lo que hacen los matemáticos, y si bien también se hacen la paja, no es de eso de lo que quería hablar. La actividad del matemático (del analístia matemático (mí actividad)) consiste básicamente en jugar con el Meccano. Claro, no es cualquier Meccano, hay algunas diferencias. Primera diferencia. Este es un Meccano mental, las fichas no son de metal, son imaginarias. Segunda diferencia. Hay muchas más fichas y más clases de fichas. Infinitas de hecho. Tercera diferencia. Es muy difícil, si no imposible, hacer matemáticas (jugar) sólo. Se requiere de un maestro de obra de este Meccano mental. Es fundamental que el maestro de obra tenga la experiencia de muchos modelos armados. Al maestro de obra le dicen director de tesis. Algunas veces se juntan varios maestros de obra (en relaciones más horizontales) para producir obras maestras. Cuarta diferencia. A las fichas que cimentan la estructura (piense en las columnas de un edificio si quiere) les dicen hipótesis. Si una hipótesis está mal hay que hacerla más fuerte. Si se hace más fuerte de lo debido, toda la estructura pierde sentido. No se trata de conseguir solamente que el juguete funcione. Buena parte del chiste consiste en hacer que funcione con pocas hipótesis (o hipótesis más débiles) puestas de manera estratégica. Quinta diferencia. Una vez se produce un juguete aceptable, que pase las pruebas, es necesario hacer más juguetes (a veces infinitos) parecidos. Hay que contemplar todas las formas posibles. Eso tampoco pasa en el Meccano. Sexta diferencia. Una vez el kit de juguetes está listo y probado, hay que dejar que todos los niños que quieran puedan jugar. Deben soportar incluso a los niños que juegan brusco: la comunidad científica. Séptima diferencia. Es un trabajo que requiere de mucha paciencia y dedicación. Pueden ser meses o años en contraste con los días o semanas del Meccano. No se me ocurren más diferencias por el momento. Si bien es importante producir ideas que solucionen el problema, es más importante estar involucrado con las fichas. Las ideas no vienen de la nada, provienen de la experiencia. La experiencia de haber armado modelos antes o la experiencia de estar hasta el cuello de fichas. 
En últimas, el trabajo del matemático es eso: un trabajo.

6 comentarios sobre “Día 34

  1. El escrito de este día 34 estuvo espectacular. ¿Qué tal el simil? ¡Tu trabajo como matemático y el mecano! Solamente a ti se te ocurren tales cosas. Me remontaste a épocas pasadas viendo cómo te devanabas los sesos para lograr construir las figuras que te imaginabas. La "cara de imaginación" se te notaba. Ya decía yo que cuando te dedicabas a desarrollar tus tesis, esa cara yo la conocía. Sin embargo hasta ahora tengo presente cuándo y haciendo qué.Te ama, tu mami.

    Me gusta

  2. Está buena la comparación, sí. Chévere la reflexión más allá de la típica pregunta sobre el tema de la tesis.Por otro lado, no puedo dejar de mencionar que la idea que le atribuyes a Foucault no me suena muy foucaultiana jejeje. Él le daba mucha importancia al placer, y en cambio no me parece que haya hablado mucho de progreso… Creo que sobre todo le interesaba el progreso del placer jajajaUn abrazote 🙂

    Me gusta

  3. HolaEn la frase: "Es muy difícil, si no imposible, hacer matemáticas (jugar) sólo."Ese solo no lleva tilde, es más ya ningún solo lleva tilde.Muchos abrazos

    Me gusta

  4. HolaEn la frase: "Es muy difícil, si no imposible, hacer matemáticas (jugar) sólo."Ese solo no lleva tilde, es más ya ningún solo lleva tilde.Muchos abrazos

    Me gusta

  5. HolaEn la frase: "Es muy difícil, si no imposible, hacer matemáticas (jugar) sólo."Ese solo no lleva tilde, es más ya ningún solo lleva tilde.Muchos abrazos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s