Día 43

No me hace falta Colombia. No me hace falta la frustración de la gente que se esfuerza por salir adelante con el país en contra. No me hace falta la guerra. No me hace falta la mirada perdida de la gente en el Trasmilenio. No me hace falta que ningún baño tenga papel higiénico porque la gente se lo roba. Tampoco me hace falta que la palabra no valga y que todo el tiempo tenga que estar demostrando que no soy ni ladrón ni mentiroso. No me hace falta que la gente diga que somos muy felices y que nada como nuestro café y nuestras flores, como si vender bultos de café nos hiciera cagar flores. No me hace falta no poder entrar al trabajo porque unos vándalos rompieron unos pupitres y bloquearon las entradas. No me hace falta que una o dos ramas del poder público dejen de trabajar y que todo siga como si nada. No se sabe si es peor cuando dejan de trabajar o cuando trabajan. No me hace falta que en la calle todos me echen el carro encima. Tampoco me hace falta vivir asustado con el celular en el bolsillo y con miedo a ser apuñalado. No me hace falta la lloradera de la gente porque nada funciona. No me hace falta que nada funcione. No me hace falta que la gente no haga lo que tiene que hacer en su trabajo y se cagué en los demás. Tampoco me hace falta la oleada invernal y sus miles de damnificados al año. No me hacen faltan los complejos de superioridad infinita de los pendejos que pasaron por una universidad y se juran profesionales.  No me hacen falta los uribistas ni los antiuribistas ni los taurinos ni los antitaurinos. Tampoco me hacen falta las burlas clasistas de los indios de primera sobre los indios de segunda. Los colombianos somos unos indios de quinta en cualquier parte. No me hace falta la infinita arrogancia de los académicos que ni publican ni enseñan ni dejan trabajar. Solo saben quejarse con estilo. No me hacen falta las mil reuniones de trabajo eternas e improductivas ni los mil trámites para hacer cualquier cosa. No me hace falta tenerle más miedo a la policía que a los ladrones. No me hace falta pelear con cuanto taxista por las vueltas que no me quiere entregar.  No me hace falta la desconfianza, el servilismo, la histeria, la mezquindad, el machismo, la homofobia, el racismo, la impuntualidad, la lástima, la impunidad, el desorden, la hipocresía, la agresividad, la flojera, el mamertismo, las mentiras, el arribismo, el clasismo, la desonestidad, el odio, el caos, los empujones, la desidia, la desesperanza, la quejadera. No me hace falta Colombia.

Los colombianos somos los hijos de españoles ladrones e indios flojos que se autoimpusieron hipócritamente el modelo de progreso gringo para poder comprar carros que nos permitan atropellar a los demás.

Me hace falta Colombia. Me hace falta levantarme en la mañana babeado porque Carlos estaba durmiendo entre mis brazos. Me hace falta mi cama y que mi gata me despierte con una cachetada en la noche mientras duermo y que luego salga corriendo. Me hace falta que mis amigos y mi familia me interrumpan y no me dejen trabajar, me hace falta sentir el mal genio que me da eso. Me hace falta que el portero me diga buenos días don Arturo y que todos me pregunten por la raza de mi perra. Me hace falta meterme entre las tetas de Valentina y que me consienta la cabeza mientras me enfrenta cruelmente con la realidad. Me hace falta interrumpir el trabajo de mi hermana para saber si está comiendo o no y que me escuche decir todas las cosas que nadie más en la vida puede escuchar. Me hace falta ponerme bravo con mi mamá porque llega sin avisar a la casa. Me hace falta no tener que saber nada de la vida de mi hermano y poder llegar allá a almorzar sin avisar. Me hace falta la tranquila relación que por fin pude construir con mi papá. Me hacen falta los ajiacos de Martica, los sancochos de Yolanda y el dulce de piña que nunca me ha hecho. Me hace falta poderme reír con mis amigos. Me hacen falta mis estudiantes, poder regañarlos y poder sentir que estoy haciendo algo bueno por ellos. Me hace falta creer que puedo pelear contra la homofobia de allá. Me hace falta Sebatián que allá está más cerca que acá así esté muerto aquí y allá. Me hacen falta mis amigos que nunca llamo. Me hace falta la papa criolla, el jugo de tomate de árbol y las guanábanas gigantes. Me hace falta el chocolate Luker y las arepas de harina P.A.N. Me hace falta Colombia.

Los colombianos me pagan esta vaina y en medio de tanto caos nadie sabe bien por qué o para qué. Cuando vuelva me gustaría creer que puedo hacer algo por los demás y que todo esto vale la pena. Cuando vuelva no quisiera sentir que no puedo seguir creciendo.

5 comentarios sobre “Día 43

  1. Lo que odias de Colombia es lo esencial de colombia, lo que la define, lo que no va a cambiar.Lo que extrañas de Colombia son las relaciones personales; de modo que si tus amigos/conocidos/familia estuvieran en otro lado, no exrañarias a Colombia para nada.Lo mismo me pasa a mí

    Me gusta

  2. Saudade, yo pensaba lo mismo, llevo mucho tiempo lejos y mis relaciones cercanas ya casi todas no están allá (o ya no están) y sin embargo con el tiempo siento que quiero regresar. No por la nostalgia, es algo diferente que tiene que ver más con lo que define ese "lugar de nacimiento". Cuando regresé después de mucho tiempo a Bogotá y la viví entre bonita y fea (toda en obra negra) sentí que era como una herida que no hay más remedio que cuidar para que no se infecte pero que es tan parte mía que no la puedo ignorar. Y le tengo un cariño, reticente, pero cariño al fin.

    Me gusta

  3. Qué buen post. Destila bien esa frustración mezclada con mucho cariño que siento por algo (no sé si "Colombia" – la palabra es demasiado abstracta y rara ya para mí). Pero sí Bogotá, el Parkway, Chapinero, los cerros, la Quebrada de la Vieja, la quebrada de las Delicias. El campus de la UN, la Soledad, la Carrera 11 en bicicleta y parar a mirar libros en librerías cada vez mejores (y con ilustradores "colombianos" – digo entre comillas porque no sé ya qué quiere decir eso – mejores). Y sí, todas las cosas malas también, en todas partes. El mundo real es así en todas partes.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s