Día 47

Ley de la Conservación de la Energía
El instinto de la muerte hace que el clic desate la energía de (auto)destrucción. El clic puede ser cualquier cosa: la pérdida de un ser querido, el resultado de un examen, una infidelidad, una mentira, un gesto. El gatillo que activa el clic no está solo, es una inmensa red de gatillos interconectados y activados por el dolor. La energía de (auto)destrucción está en proporción directa con la magnitud del dolor y es alimentada por el odio, el miedo, la culpa, la envidia, los celos. La imposibilidad de la (auto)aceptación nos mantiene inmersos en la red. Vivir en la red consume y desgasta la energía de la vida y salir no es fácil porque el contrainstinto, en últimas, es eso: un instinto. La expiación, la venganza, el cinismo y el olvido parecen salidas cuando en realidad son laberintos. La energía de la (auto)destrucción no se puede acotar, controlar o vencer. Se llega al infinitesimal de la miseria sin notarlo y la muerte llega a terminar lo que empezó. La energía de (auto)destrucción sólo puede ser transformada en energía vital a través del amor, la humildad, la compasión o el perdón.

Un comentario sobre “Día 47

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s