Despedida de Claremont – Último Día

No he tenido tiempo, pero es hora de despedirme de Claremont, la ciudad perfecta que me acogió para trabajar en mi doctorado. Iba con la idea de que en Estados Unidos iba a terminar mi tesis. ¡Qué error! En esa ciudad tuve una crisis muy fea. Se me cruzaron varias cosas al mismo tiempo: la superación del duelo por la muerte de Sebastán, la tesis de doctorado en matemáticas, mi cumpleaños número treinta y cuatro y la soledad más cerda posible. Entré en una depresión muy jodida de manejar. Carlos vino a mi cumpleaños de sorpresa. No me sorprendí y me puse peor.
Gracias a Carlos estoy en casa ahora.

Vivimos en un planeta en donde no nos escuchamos ni nos tomamos el tiempo para hacerlo. En Estados Unidos esa parece ser la regla. La libertad gringa consiste (en buena parte) en la hipocresía de decir que no me interesa cómo sea el otro, cuando en verdad, no hay otro.  Adolecen de lo mismo que adolecemos muchos en Colombia: no hay prójimo.
Le regale una cosa a cada una de las enfermeras de Ruth. A la peruana le vendí mi bicicleta por cincuenta dólares y le regalé un neumático por si se vara.  Geraldine me dijo que era muy barato, le dije que no, que más caro era llevármela a Colombia. Mis colores se los di a Donna porque ella sabe pintar. Mi atril, con el que estudiaba saxofón, se lo regalé a Julia porque canta como los ángeles. A Geraldine le regalé un punch de Martha Stewar con una forma fractal de cristal de nieve. Geraldine hace tarjetas a mano. Está muy preocupada por su hijo porque, según ella, es muy inteligente y quiere ser como yo. A Ruth le dejé mi internet booster para que pueda amplificar su señal tan lejos como sea necesario.
Ruth nos cantó una canción a Carlos y a mí antes de devolvernos a Colombia. También canta como los ángeles.
Yo quería conocer San Francisco con Carlos pero todos insisten en que tengo un problema. Me imagino que se refieren a que tengo un problema mental. Así que tuvimos que devolvernos a Colombia y aterricé de nuevo en un hospital psiquiatrico. Les dicen ‘clínicas de reposo’ para que no suene tan feo. En esta clínica sí me trataron bien. Tengo un psiquiatra super pilo, uno que (modestia aparte) sí me da la talla. Ahí vamos de consulta en consulta.
Me cansé de pelear con el planeta. Yo no tengo un problema con él. El planeta tiene un problema conmigo y por esa razón tengo que tomarme dos medicamentos en la noche: uno para dormir y otro para relajarme. No hay mucho misterio. Los psiquiatras ya no electrocutan como antes por bobadas, ahora lo llaman Transtorno Bipolar Afectivo. Tratan de evolucionar en su taxonomía discursiva, pobre gente.
La tesis la estoy terminando en casa. No sé si me toque volver a dictar clase o no este semestre. Extraño a mis estudiantes pero mucho trabajo me alejaría de la tesis. Dios dirá. Por ahora siento que mi tesis me está quedando rebonita. Tiene tres capítulos: ‘Buenas Vibraciones’, ‘Malas Vibraciones’ y ‘Un Teorema’. En el primer capítulo me tocó meter carreta de Platón y Husserl porque me mamé de escribir como escriben los analistas, entonces la voy a escribir como a mí se me de la gana. Espero poder hacerme entender.
Por ahora disfruto de mi Carlos, de mi perra, de mi gata, de mi apartamento, de mi tesis y de mi país.
Lo mejor de Estados Unidos, para mí, fue Ruth que nos abrazó en el momento más difícil. Aveces Colombia se torna helada a pesar de ser un país tropical.

3 comentarios sobre “Despedida de Claremont – Último Día

  1. Me alegro que estés terminando la Tesis. Además te falta poco. Me alegro el análisis que haces de ti mimos y la comparación de Usa y Colombia. El la Universidad No te han dado respuesta a tu petición de prorroga del doctorado, por lo anterior, te recomiendo presentar una INSISTENCIA para que te den respuesta antes de tomar carga académica.

    Me gusta

  2. No te conozco, no se quién eres, pero en lo que estoy viviendo que no se compara en nada de lo que tu haz vivido, me haz ayudado muchísimo, increíble como un extraño te ayuda sin quererlo, y por eso te doy la gracias y solo te digo que te admiro.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s