6

Siempre he tenido problemas con la nota. Como profesor y como estudiante. Creo que me sentiría más cómo con algo así como aprobó/reprobó el curso. No entiendo muy bien qué quiere decir un 4.31 contra un 3.51 en un curso o en un parcial. La nota fomenta la competitividad, las clasificaciones, los estatus, los estratos. Pero bueno, la nota existe y seguirá existiendo. Además no sabría por qué cosa cambiarla. Entregué notas del primer corte. La calificación es siempre un dolor de cabeza. Sobre todo si tengo en cuenta: participación, pruebas orales, pruebas escritas, trabajos, exposiciones y protocolos. Generalmente me invento sistemas de calificación-evaluación muy complicados y difíciles llevar a cabo. Como si quisiera capturarlo todo. El profe Andrés habló de una analogía del Jazz y la imporvización con los ritmos de la clase. Porque pensé que no los vería sino unas semanas, por accidente dejé con los primíparos un esquema de calificación sencillo y flexible (la armonía base) y me ha dado excelentes resultados. Un sistema de evaluación muy rígido, use lo que se use (parciales, exposiciones, trabajos, etc) no contribuye a la flexibilidad del ritmo y a la diversidad de estrategias pedagógicas. Un sistema muy laxo (calificaciones muy subjetivas, sin indicadores claros, etc) también es contraproducente. El semestre entrante trataré de ser más laxo, de evitar querer capturarlo todo y a improvisar un poco más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s