13

Empecé a fumar cuando trabajaba en el colegio de niñas, hace unos catorce años. Creo que empecé con Pielroja sin filtro. Siendo francos, disfrutaba mucho del cigarrillo, sobre todo acompañándolo de un tinto. El cigarrillo es un excelente compañero. Mientras está prendido, cuando se acaba uno se siente abandonado. Por eso uno prende otro. Fueron pasando los años y con cada cigarrillo me mareaba, me indisponía. Igual no lo podía dejar. Traté después con el Kool Light, con la idea de que el filtro ayudara con los efectos secundarios no deseados. Ahora fumaba más, mucho más. Tuve parches de tiempo sin fumar. Estoy en uno de esos parches. Llevo más de un año. Como dice un amigo que dejó de fumar hace años, “uno deja el cigarrillo el día en que se le da la gana, antes no”. La verdad me siento mejor. Puedo montar en la bicicleta sin sentir que la nicotina se me sale por los ojos. De hecho le cogí un fastidio tremendo al olor del cigarrillo, al aliento de fumador y al chicote. Cuando uno es fumador nada de eso huele a lo que huele. Ahora soy fumador pasivo. Cuando voy en la bicicleta me fumo el humo de los exostos de las busetas paila de La Trece. Seguro que ese humo es peor que el del cigarrillo. Por eso tengo ahora una nueva necesidad creada. Necesito un filtro de aire urbano con cuchiflí de carbón para montar en bicicleta. De esos que uno queda como personaje de Mortal Kombat. Si lo compro, ojalá pase como con el Kool Light, que con el filtro monte más, mucho más.

Un comentario sobre “13

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s