50

Con su permiso me psicoanalizo.

Tiendo a llenarme estúpidamente de tareas cotidianas. No significa que las haga todas. Pienso que tengo que hacerlas. Ese solo pensamiento me genera estrés, una sensación infinita de que siempre se está perdiendo el tiempo así esté en ejecución alguna de estas tareas.

Tengo que dormir bien, tengo que hacer yoga, tengo que meditar, tengo que hacer ejercicio, tengo que leer, tengo que montar en bicicleta, tengo que trabajar, tengo que practicar saxofón, tengo que usar la seda dental, tengo que cepillarme tres veces al día, tengo que sacar la perra, tengo que leer los acuerdos de paz, tengo que escribir una novela, tengo que leer noticias, tengo que, tengo que, tengo que. Hace años leí una cosa en Internet bien chistosa sobre lo que nos han hecho creer que todos debemos hacer a lo largo del día. Resulta que el día así debería tener, no sé, 40 horas. No sé donde está ese texto.

En estos días he venido pensando que realmente no tengo que hacer todo lo que creo. De hecho estoy optando por la filosofía de que no tengo que hacer ni mierda. Sí tengo que ir a trabajar, y tengo que bañarme, y ponerme calzoncillos, y sacar la perra,  y esas cosas. Pero aparte de eso no tengo que hacer nada. Me declaro en huelga con mi superyo. Me tiene mamado mi superyo. Que entre en mesa de negociación con mi ello que se quiere rebelar. De ahora en adelante lo que me toca hacer, es lo que realmente me toca hacer. Dictar la clase, por ejemplo. El resto lo haré si se me da la gana. Hoy por ejemplo se me dio la gana terminar mi día sin afán y por eso me vine caminando hasta la casa. No tengo que estudiar hasta el cansancio, no tengo que practicar el saxofón, no tengo que montar en bicicleta, no tengo que escribir en el blog ni tampoco una novela.

Que se pudra el saxofón si mi ello no lo desea más.

Curiosamente, pensando así terminé de escribir el borrador del primer capítulo del relato autobiográfico que lleva años embolatado. Se lo dejaré leer solamente a Javier (si él quiere) y si vale la pena continuar, continúo, si no, mi ello dirá qué serie de Netflix vale la pena ver sin angustias por el tiempo perdido.

2 comentarios sobre “50

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s