Breve teoría del amor

La exclusividad sexual es una mentira. Se puede dar una serie de argumentos biológicos para soportar esa afirmación: qué nuestra especie más cercana es el bonobo, que el miquito aquél es la promiscuidad en pasta, que el único animal completamente fiel es el chulo, que los cisnes se ven como una familia perfecta suburbana gringa pero que las pruebas de paternidad han sacado a la luz la mentira en la que viven, que en la variedad está el placer, que ese placer que se obtiene en la variedad es para garantizar la variabilidad genética y en últimas la supervivencia de la especie. Si mi querido lector tiene conocimientos en biología, disculpará las imprecisiones. No debe ser muy difícil encontrar una serie tan o más grande de argumentos psicológicos, antropológicos, filosóficos o sociológicos. No importa. La exclusividad sexual en la vida monógama es una mentira. Su experiencia seguro le dirá que, independientemente de los argumentos técnicos, que le pongan los cachos y poner los cachos es inevitable. La evidencia teórica y experimental sugiere que aceptemos esto como un axioma.

Axioma 1: La exclusividad sexual es una mentira.

Por su parte, las relaciones abiertas son una mentira. A diferencia de la relación monógoma, no hay ninguna clase de contrato social que diga cómo proceder en estos casos. ¿Se puede repetir con la misma persona?, ¿cuántas veces se puede repetir con la misma persona?, ¿la otra persona puede ser amigo o tiene que ser un desconocido?.¿puedo sentir cosas por la otra persona?, ¿podemos hacer cosas como ir a cine o sólo podemos tener sexo cochino sin besito?, ¿si llego a la casa y estás tirando con alguien me uno, me pongo bravo, me voy?, ¿el otro podría ser tu hermano?, ¿me tengo que bañar el mostrito después de tirar con alguien más? Las relaciones abiertas generan unos contratos con un clausulado peor que el de un seguro de vida y obvio, nadie los puede cumplir. Usted podrá dárselas de muy fresco, pero tarde o temprano los celos lo atacarán y no hay abogado que destrabe ese clausulado. Se propone entonces el siguiente axioma.

Axioma 2: Las relaciones abiertas son una mentira.

Del Axioma 1 y el Axioma 2 se entiende que no es posible una teoría del amor que sea consistente. Al menos no en una lógica clásica. Las relaciones de pareja son una cosa difusa que van más allá de etiquetas y contratos. No importa si son contratos tradicionales macro o contratos progresistas micro. No me como ese cuento de que se vive sólo el momento, sin proyección conjunta, sin ceder de parte y parte. Tampoco es creíble toda la vida sin desear sexualmente a nadie más, sin ceder ante la carne, sin soltarle de vez en cuando la pita al corazón. Me imagino que la clave está en la honestidad, la comunicación, la confianza y esas vainas. Terrenos de la psicología que se salen del alcance de esta entrada y del dominio de su servidor.

5 comentarios sobre “Breve teoría del amor

  1. Es que esos terrenos de la psicología hasta se nos escapan a nosotros los psicólogos. Y comparto contigo que la clave está en la honestidad, la comunicación, la confianza y esas vainas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s