De raza y etnia hispanas

Hoy hace cuatro año sufrí uno de los episodios más oscuros en mi vida. No vamos a contar nada de eso hoy. Terminé en una clínica de California en Estados Unidos. Seguramente el estado más progresista de ese país. En el formulario de admisión fui clasificado de raza hispana y etnia hispana. Me di cuenta años después porque revisé los papeles. Ese descubrimiento me ofendió. Hasta donde tengo entendido, las razas como método para clasificar humanos es una teoría antropológica fascista mandada a recoger. Supongamos que no, supongamos que las razas existen y son útiles. ¿Qué clase de raza se supone que es “hispano”? ¿Una mezcla de blancos, moros, indios y negros que hablan español? Será que no me di cuenta y en el hospital me hicieron un examen genético y hay un nuevo marcador que dice si uno es hispano? Tuvo que haber sido genético porque veo muy difícil que se hayan orientado por el color de piel. Los que saben de racismo, los italianos por ejemplo, me trataron mal muchas veces en Milán por parecer un rubio bajito y mal alimentado de la Europa pobre del este. Nunca me dijeron: “quite de aquí cochino mexicano”, “no le hablo a peruanos”, nada de eso. Me dijeron cosas como “apestoso rumano”. Los milaneses en su infinita sabiduría taxonómica sabían perfectamente que yo no era de ni de “raza aria” ni de “raza hispana”. Solo queda la opción que en el hospital hayan decidido que yo era hispano porque venía de Columbia, Columbia queda al sur del Estado de México y de ahí para abajo todo eso es de “hispanos”. Me surge la duda entonces de si en la metodología de clasificación de razas en los hospital gringos, los españoles serían hispanos o musulmanes, porque blanquitos blanquitos no son. Como están las cosas yo de un español migrando a Estados Unidos hago que me clasifiquen como hispano. Mas chistoso aún fue haber sido clasificado en etnia hispana. Etnia hispana. Marica: ¡etnia hispana!  No sé qué decir.

Puede ser que yo le esté dando muy duro al hospital que me atendió. ¿Que tal que en efecto yo sea de raza hispana y de etnia hispana y que con base en eso hayan enfocado mi tratamiento? Uno no le puede dar el mismo antibiótico a un negro que a un blanco, eso ya se sabe. ¿Qué tal que las bolsas de suero, por ejemplo, estén en cajones separados: para negros, para hispanos, para musulmanes, para españoles-no-musulmanes, milaneses-de-bien y así?

El punto de esta entrada era simplemente decir que en Estados Unidos el racismo es una vaina profundamente arraigada en todos lados, hasta en las mejores familias, en los lugares más progresistas de ese vasto país, de forma consciente o inconsciente. El racismo está ahí pero no se nota tanto. Si quiere que se note pues visite el pueblo de Goddam en Misisipi o en Alabama y vivirá el racismo en todo su explendor, pero ese es otro cuento del que ya me da pereza hablar.

Un comentario sobre “De raza y etnia hispanas

  1. Mi amado hijo Arturo, ¿cuál es el problema de aceptar tu raza y tu etnia hispana? Si finalmente los sapientísimos funcionarios del hospital deben tener mejores medicinas para los hispanos. Gracias a Dios que te colaste en esa clasificación, y si no es por eso, depeo ro ¡suaz! y te perdemos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s