Antes de partir

Me voy por unos meses del país. Entiendo que irse por unos meses no debe implicar ningún tipo de despedida dramática. De todas formas me cuesta un poco. Daniel no entiende muy bien por qué me cuesta, pero es que él se considera a sí mismo un aventurero. Yo soy lo opuesto a un aventurero, yo soy un aburrido. Me gusta la rutina, mis gatos, mi marido, el tinto en la mañana, mi colchón ortopédico, acostarme temprano, andar en babuchas, el silencio. Esa clase de aburrido.

No quise despedidas pero antes de partir se me dio por ver a mis amigos, a los que pude. De a poquitos, sin afanes, por tandas de a uno o dos. Las actividades fueron en su mayoría cosas aburridas: sacar el perro, caminar juntos, almorzar en un corrientazo, comer helado, pizza de barrio o compartir un chocolate con pan. Nada extremadamente divertido, nada que arrebate los sentidos, nada que inunde el paladar de experiencias gastronómicas, nada que haga perder la consciencia en una noche de excesos. Ahora tengo un poco más claro este asunto. Mis amigos no son para buscar diversión. Buscar diversión en mis amigos es egoísta e infantil. En mis amigos tampoco debo estar buscando permanente el consuelo. Es igual de egoísta e infantil. Diversión y consuelo pueden ser brindados por desconocidos y profesionales en la respectiva materia. Mis amigos son para compartir las cosas simples de la vida. Sí, en ese compartir hay diversión y consuelo, pero como cosas que aparecen y se van, no como el fin del cual mi amigo es un medio.

He sido ingrato y espero que mis amigos sepan perdonarme. No los he llamado seguido porque no he sabido bien para qué. La rumba no me gusta, los restaurantes son una forma muy costosa de compartir y en mi marido usualmente encuentro consuelo. Postergo mucho la llamada para vernos cuando no debería haber excusa, ya que cualquier tinto es pretexto. Aunque pensándolo bien, ni el tinto es pretexto para vernos, ni el vernos es pretexto para el tinto. Las ganas de vernos y la rutina del tinto son cosas que surgen y que se pueden hacer coincidir sin mayor esfuerzo.

He aprendido la lección, no quiero que llegue el  momento antes de partir definitivamente sin haber compartido lo suficiente con mis amigos.

quebrada

Un comentario sobre “Antes de partir

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s