Portugal

Portugal transcurre en cámara lenta y la gente parece no cargar con mayores preocupaciones en la vida. El verdor en la carretera me acuerda a ratos de Colombia. La abuela me besa y me abraza como si en verdad yo fuera su nieto. Aveces la recogemos a la salida de su trabajo en el Partido Comunista. El otro día me dijo que me iba a regalar el mejor libro de Saramago, uno escrito antes de ser famoso, un libro sin intensiones de complacer a la audiencia ni a los editores. Para eso me toca aprender a leer un pouquinho melhor el portugués.  Por ahí estuve practicando con “El gato malhado y la andorinha Sinhá”. Mis dos palabras favoritas hasta ahora son obrigadinho adeusinho que son como versiones en diminutivo para gracias y adiós. Portugal me viene bien, es un buen refugio para liberar la tensión que acumulé en el Reino de España.

Un comentario sobre “Portugal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s