Bogotá

Llego a Bogotá con soroche, con jetlag y con gripa. Alguien me dijo que lo que tenía se llamaba viejera. Saco la perra y me pregunto, ¿por qué era que me hacía tanta falta este platanal? Libro estas batallas contra los cambios de latitud, longitud y altura en mi cama, acompañado de mis gatos. Un pedacito de la respuesta está ahí.

Un comentario sobre “Bogotá

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s