Andino

Hoy almorcé en la plazoleta de comidas del Centro Comercial Andino, uno de los más queridos de la ciudad. Mientras me comía mi burrito mirando desde el tercer piso hacia el patio central, me di cuenta de algo que no había notado antes. Si bien nunca me han gustado mucho los centros comerciales (mucho menos después de leer La Caverna), esta forma de entender el espacio era nueva para mí: el Andino tiene diseño de cárcel gringa.  Cada pabellón tiene un patio central rectangular como un panóptico donde la vigilancia se ejerce a través de las cámaras de seguridad. Los locales comerciales ocupan el lugar de las celdas de los presos. En ambos casos se puede ver el interior. Seguramente esto está ampliamente documentado en la literatura de corte foucaultiano, pero fue divertido notarlo por mi cuenta. La seguridad del centro comercial es rigurosa desde la entrada: perros que olfatean las maletas, requisas y cámaras de seguridad cada cien metros. Los atentados sufridos en los baños justifican la paranoia, pero la seguridad ahí no es más especial que en cualquier otro centro comercial bogotano pensado para las familias de clase media. No deja de ser paradójico que para poder ejercer la libertad de comprar chucherías decidamos encerrarnos en una prisión luminosa y de cristal. Entramos para protegernos del ñero, del gamín, del atracador, del artesano, del vendedor ambulante, de todo aquel que su apariencia no respete el estilo de vida consumista. Nos sentimos protegidos si nos autoencarcelamos. Nos creemos libres al mismo tiempo que nos sometemos por voluntad propia a todo tipo de prisiones.

4 comentarios sobre “Andino

  1. Hijo amado, comparto contigo que el plan más aburrido de todos es ir a los centros comerciales. Personalmente prefiero los espacios abiertos con pastalrs, naturaleza y animalitos. Así como el de ayer domingo.

    Me gusta

  2. Mire ésto (de un centro comercial de los años 50 en Caracas que de hecho se convirtió en cárcel): https://www.centerforarchitecture.org/exhibitions/el-helicoide-mall-prison/
    Y ésto (donde mencionan lo de la prisión y el centro comercial): https://www.theatlantic.com/technology/archive/2018/02/when-malls-saved-cities-from-capitalism/553610/
    Y sí – no lo había pensado pero el Andino tiene pura arquitectura de panóptico. Como el Museo Nacional, que fue la cárcel de la ciudad (pero ese edificio por lo menos es bonito por fuera, cosa que no se puede decir del Andino).

    Me gusta

    1. ¡Impresionante lo del centro comercial prisión! Gracias por los links.

      A raíz de esta entrada me comentaba una amiga que unos antropólogos habían hecho un estudio sobre preferencias de los bogotanos sobre los centros comerciales, y que el Andino fue (por así decirlo) el preferido en la categoría “espacio interior”. ¡Plop!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s