Monos

Dos monos remonos, blancos reblancos, altos realtos, un chico y una chica, delgados y en bermudas. Sí, ha estado haciendo sol, pero Bogotá no está para bermudas hoy. Caminan lento por la 53 al lado de la ciclorruta. Por donde se tomaba la Muzú de Cootranspensilvania cuando una salía por esa portería de la Nacional. Llevan cipote aguacate en las manos. Están todos untados de mantequilla verde en la ropa, en la cara, como niños chiquitos que acaban de ser sorprendidos devorando una fruta salvaje, como monos frugívoros que acaban de descubrir un nuevo palo. Han descuartizado al pobre aguacate con las uñas, le han quitado la piel como quien rasga papel. Le arrancan pedacitos con los dedos para llevárselos rápidamente a la boca, sorben restos de los restos de la cáscara antes de que se caigan al piso. Manipulan la pepa con torpeza, la miran con respeto, la rodean para  desenponcharse más tarde de ella pero nadie sabe cómo lo lograrán. Dos monos que encontraron una fruta que detiene el tiempo.

2 comentarios sobre “Monos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s